A medida que brindamos atención renal que mejora la vida, nos esforzamos por cumplir con nuestras obligaciones con la sociedad y el medio ambiente, mientras lo mantenemos a usted, nuestros pacientes, en el centro de todo lo que hacemos.

Nuestro compromiso con ustedes

Las personas con ERC a menudo tienen necesidades complejas y otras afecciones como diabetes o enfermedades cardiovasculares. Si visita nuestras clínicas con regularidad para recibir diálisis, es posible que vea a más enfermeras que a su propia familia o amigos. Reconocemos que puede llegar a aislarse de la sociedad por las exigencias de su cuidado y, por ello, nuestro objetivo es hacer que este aspecto esencial de su vida sea lo más agradable posible priorizando la empatía y el toque humano.

También lo alentamos a participar en las decisiones sobre su tratamiento y, de hecho, cuando se sienta capaz, trabajaremos con usted para ayudarlo a aprender cómo llevar a cabo aspectos de su propio cuidado. Con estos enfoques, mejoramos los resultados médicos, reducimos las tasas de mortalidad y disminuimos los días de hospitalización. Todas estas cosas pueden ayudar a reducir la carga de la atención médica y, por lo tanto, garantizar que otras personas que necesitan ayuda puedan acceder fácilmente a ella.

Nuestro compromiso con los países en desarrollo y los nuevos mercados

En muchos países en desarrollo, los pacientes con ERC mueren porque no tienen acceso a un tratamiento eficaz. Queremos brindar atención renal de alta calidad a los pacientes que viven en países donde actualmente no está disponible. Nuestro riguroso proceso de entrada al mercado garantiza que solo operamos donde podemos estar seguros de que las prácticas locales nos permitirán mantener nuestros estándares. Trabajamos con las autoridades sanitarias locales para definir su estrategia renal nacional, permitiendo nuevos paradigmas de atención.

Cuando ingresamos a un nuevo país o adquirimos una nueva clínica, sabemos que debemos brindar los más altos estándares de atención para mejorar los resultados de los pacientes. Para asegurarnos de cumplir con nuestros propios estándares, llevamos a cabo auditorías previas a la integración, evaluamos los resultados después de los primeros 100 días y luego nuevamente después de un año. Y siempre hemos visto mejoras en el nivel de atención y la experiencia del paciente en nuestras clínicas.

Con este enfoque, estamos impulsando la innovación en la atención y mediante el desarrollo de nuevas tecnologías podemos mejorar significativamente los resultados médicos y transformar nuestro sector. Hemos revolucionado las clínicas automatizando la captura de datos y minimizando los errores humanos en los informes, mejorando así la estandarización, garantizando la seguridad del paciente y reduciendo nuestro impacto ambiental. Todo esto nos lleva a estar seguros de que nuestro “programa de gemelos digitales” cambiará el acceso a la atención y eventualmente permitirá que nuestros especialistas brinden lo básico para el tratamiento de diálisis en ubicaciones remotas. Nuestra visión es la de un mundo en el que un médico especialista en riñones con experiencia en Suecia o Portugal pueda ayudar a las enfermeras que brindan atención en África Central.

Ahorro de agua y energía

El agua limpia es fundamental para una diálisis segura y seguimos buscando nuevas formas de minimizar nuestro impacto sin comprometer nuestros estándares ni poner en riesgo a los pacientes. Estamos colaborando activamente con los fabricantes de unidades de diálisis para disminuir el consumo de agua y energía, así como para estandarizar la construcción de clínicas para garantizar el menor uso posible de agua.

Constantemente reevaluamos nuestros objetivos de sostenibilidad. En todo esto, destaca un tema: el cuidado. Siempre ponemos el cuidado de ti, la sociedad y nuestro medio ambiente, en el corazón de nuestro trabajo.